Posteado por: vinosyviandas | septiembre 29, 2014

Frasquito Reserva en Rama (Vino de Calidad de Lebrija D. O. P.)

frasquito2

González palacios es una bodega familiar del sevillano pueblo de Lebrija fundada en 1960. Tierra propicia para la elaboración de vinos generosos al estilo de Jerez, zon vecina, la bodega también está triunfando con su tinto Overo. Pero hoy nos centramos en este vino elaborado con uva Palomino al 100% y con larga crianza biológica bajo velo flor. Con una filtración mínima, está calificado en rama, pretendiendo dar en boca la misma sensación que recién salido de las botas de roble donde madura en muy viejas criaderas.
Seco, punzante, con un leve matiz salino, es un vino fino (no se llama así por esas cosas administrativas de las denominaciones) con cuerpo, untuoso y consistente en la boca. Antes, nos ha mostrado su bello color oro viejo, brillante. Aperitivos, chacinas, mariscos, quesos suaves y sushi, son compañeros ideales.

Precio aprox.: 7,95 euros.

??????????En Octubre de 2010 abrió sus puertas Sal Gorda, en la zona ancha de los nuevos pisos que se edificaron en el solar de la antigua Coca Cola, dando a dos calles, una de ellas peatonal y con un parque y la otra con una generosísima acera, así este bar tiene dos buenas terrazas. Dentro sigue la línea de las cervecerías típicas de los últimos años, espacios amplios, buena barra, luminosidad y cerveza Cruzcampo fría y bien tirada, pero esta cervecería tiene algo más, buena cocina y una variedad de vinos de buen nivel como alternativa a la rubia, que ya se sabe que son más traicioneras.
En la carta de tapas y raciones, como no podía ser de otra manera en un bar de estas características, hay mariscos y pescados, salazones y fritos, pero también chacinas y carnes, se hacen arroces por encargo y cada día, además de algún guiso, varias propuestas fuera de carta, además de algunas especialidades de tapas de las que ahora detallaremos algunas.
Como comentabamos, además de la cerveza que se tira desde cámara de berriles, hay una carta de vinos con interesantes etiquetas, además bien servidos, buena copa y temperatura adecuada gracias al enfriador de botellas que tienen en la barra. Así podemos probar un buen blanco del Condado de Huelva, Habidis, vino que no es la primera vez que viene a nuestras páginas en las últimas semanas y que, nos da la impresión, de que seguirá apareciendo en estas crónicas baristas, ya que está siendo muy bien acogido por el público y se está viendo en muchos bares de nuestra ciudad. Para tintos hay para elegir, un Brisios Roble de Ribera de Duero, y los riojas Picardo y Grulla Tempranillo, un vino joven éste último que nos sorprendió por su carácter amable y fácil de beber. ??????????
Reseñar también que el servicio es atento y diligente, que no es poco para como está el patio, nos atendió Álvaro, un joven encargado que parece que sabe lo que lleva entre manos y que nos recomendó para empezar una de las tapas de la pizarra de sugerencias fuera de carta, unos Chipis en su tinta con su correspondiente montañita de arroz blanco, tapa que ya nos delata la buena mano de la cocina para sazonar las recetas, trozos de chipirones blandos y sabrosos, con un punto de cebolla atractivo, también en su punto el arroz, entero y con su gracia de ajito, lástima que se emplee el de grano largo. Sabroso también el Bacalao al ajillo, con gambitas y una patata panadera de base, buen lomo, bien acompañado de las gambas y el ajo, potente pero con buen punto.
Un detalle, las papeleritas de cerámica que hay en la barra. Pero sigamos con unas, en realidad una con dos variantes, tapas populares del lugar, los Monteros, panecillos con lomo de cerdo y jamón, uno con salsa verde y otro con salsa al whisky, a 3,00 euros la tapa. Pero en tema de carne nos gustó especialmente el Lomo de cerdo en salsa con pimientos de piquillo, el lomo va rebozado, tierno, con un toque de vino en la salsa y se acompaña de unas patatas casi en puré, poco hechas, suaves y tiernas, bien el conjunto.
??????????Pero si de verdad llega con hambre y le da igual que estemos en pleno Agosto sevillano, lo suyo es una cazuela de barro llena de patatas fritas caseras, chorizo un poquito picante, huevos fritos y lonchas de jamón ibérico, se llama Huevos rotos (,00 euros), aunque los tenga que romper el comensal. Dicho queda que la carta es variada, con tapas de marisco, salazones y chacinas entre 2,00 y 3,00 euros, panes de la casa, pescados fritos, y montaditos a 2,00 euros, además de las citadas especialidades, donde dejamos pendientes para otro día algunas como la Ensaladilla de gambas (2,00 euros), los buñuelos de marisco (2,50 euros), las berenjenas con gambas (2,50 euros), o el atún a la plancha (2,50 euros), entre otras.
Bar de barrio con buen tono, está junto a Santa Clara, para mediodía o una agradable noche al aire libre en alguna de las dos terrazas, si tiene niños, la de la parte del parque mejor, donde los críos pueden trotar sin coches y sin molestar a las mesas cercanas.

Posteado por: vinosyviandas | septiembre 29, 2014

Senda de los Olivos Tinto 2011 (D. O. Ribera de Duero)

ESP.241054.2009-big-Senda_de_los_Olivos_Ribera_del_Duero_Vendimia_Seleccionada

Bodegas Pago de Circus es un proyecto de elaborar vinos de pago que inició hace unos años en Navarra el productor de cine Iñaki Nuñez. Continuando con su intención de embotellar vinos de calidad contrastada, nacen en la zona de Ribera de Duero y de la vecina Rueda, tanto éste Senda de los Olivos Vendimia Seleccionada como un blanco de Verdejo.
Procedente de Finca La Carrasca, muy cerca de Pesquera de Duero, se elabora solo con uva Tinta Fina, la Tempranillo de la zona, criada durante 14 meses en roble francés, lo que le da una gran estructura que se nota en su elegante potencia.
Un bonito y brillante color cereza madura, oscuro, nos presenta un vino que en nariz equlibra las notas aromáticas de frutos golosos, con recuerdos de especias y algunas notas balsámicas. En boca sorprende por su cuerpo y elegancia, dejando en el paladar un recuerdo persistente y muy agradable.

Precio aprox.: 11,90 euros.

DSCN3077Fundada en 1908 en la misma ubicación que tiene en la actualidad, en la calle García de Vinuesa, Bodegas Díaz – Salazar es una de las tabernas con más solera de Sevilla. Su largo mostrador de madera antigua, sus estanterías colgando de la pared con viejas botellas de brandy, fotos y carteles de antaño, de temática taurina, cofrade, de la vieja Sevilla. Al fondo el salón con mesas y sillas de madera, presididos por los grandes depósitos de barro donde reposaban los vinos de La Mancha que empezó a traer su fundador, el bisabuelo, Ángel Díaz Salazar, del actual propietario, que venía de Daimiel, que puso despacho de vinos y bodeguita abierta al público, desde entonces algunas de las señas de identidad de esta casa, como las famosas Berenjenas de Almagro (1,80 euros), que se siguen sirviendo como una de las tapas tradicionales del lugar, originarias de la comarca de Campo de Calatrava, encurtidas mediante un aliño específico, tienen Indicación Geográfica Protegida.
En 2003 se realizó una reforma en el local que suprimió una entreplanta que existía al final del local y permitió la creación de una cocina de donde salen más tapas que enriquecen la carta además de las citadas berenjenas, las chacinas y el buen jamón de Jabugo. Ahora en verano es muy recomendable el Salmorejo (2,70 euros), fresco, con un puntito de vinagre, buena textura, algo líquida para salmorejo, servido con un chorrito de aceite de oliva y unos taquitos de jamón, muy rico. Tapa también fresca para el verano es la Ensalada de patatas y pimientos asados, que lleva huevo duro y melva. Además hay variedad de montaditos, a dos euros, como el de Roquefort, Morcilla, panceta ibérica, chorizo picante y muchos más. También chacinas ibéricas y quesos, en tapas, medias y raciones, jamón y caña de lomo ibérica, salchichón de Riera, por supuesto queso manchego y en aceite. también elaboran panes de la casa a ocho euros, como el de bacalao en aceite, el de lomo al roque,melva con pimientos, jamón ibérico o bacalao con salmorejo, salmón o lomo al Jerez con Roquefor y otros.DSCN3065
Como se ha dicho ya, tienen cocina, de donde salen igual unos chipirones a la plancha, tortillitas de bacalao, pisto manchego, menudo, pinchitos y hasta pechuga con salsa tartara.
Mención especial hay que hacer también de las bebidas que se despachan en esta bodega, hablado queda el tema de los vinos manchegos, origen del negocio, pero realmente lo que ha dado fama a la barra de esta casa es el hecho de tirar de grifo desde hace años la cerveza de doble malta Voll Damm, con dos tamaños de copa, a 1,50 y 2,00 euros, de grifo también es la Estrella del Sur, 1, 20 y 1,80 euros y la sin alcohol Free-Damm.
Destacable también la andana de barriles que tras la barra sigue suministrando vino a granel de la parte de Jerez, principalmente de la sanluqueña Bodegas Hidalgo, finos, manzanillas, olorosos y dulces de Pedro Ximénez, además de un vermout casero que se despacha con sifón del antiguo.
??????????Con Salvador Díaz – Salazar, nieto del fundador y actual propietario, estuvimos recordando los viejos tiempos, época de tertulias literarias, aquí fundamos unos cuantos “poetas vivos” la revista Línea Blanca, de reuniones de universitarios, lástima que ahora el personal esté más por la botellona y las macro “papas” de primavera que por sentarse con un vaso de Valdepeñas y hablar de Herman Hesse y de Tagore o Rilke, claro que entonces quizás no eramos la “generación mejor preparada de la Historia”.
Recalar por Bodega Díaz – Salazar, o la columna, como también se la conoce popularmente por la que tiene de buen fuste de mámol en la entrada, no es solo un ejercicio gastronómico recomendable, sino que es un deber para los amantes de los bares y tabernas de Sevilla que no deben perderse como hemos perdido tantos lugares, con historia, con sabor, con solera, porque, como los edificios, estos negocios para que se conserven perfectamente hay que usarlos, así que la manera es llegarse allí, acodarse en la barra y disfrutar de una sólida Voll Damm.

Posteado por: vinosyviandas | septiembre 29, 2014

Luberri maceración carbónica 2013 (D. O. C. Rioja)

Luberri MC

Entre Septiembre y Octubre de 2013 se vendimiaron las uvas de este vino que desmiente que el tinto no es para el verano. Un 95 % de Tempranillo fermentado por el tradicional sistema de maceración carbónica (racimos enteros y sin estrujar) y un 5% de la blanca Viura, configuran un vino de un intenso color rubí que es una bomba frutal, donde destacan nítidos aromas a moras y frambuesas, también notas florales y un toque de regaliz. Frescura y juventud es lo que destila este vino que se muestra en la boca con cierta potencia y carnoso pero con un paso muy amable y refrescante. Los recuerdos de frutos rojos, una vez más, le hacen un vino fresco y fácil de beber que se puede consumir a una temperatura más baja de la habitual para los tintos.
Es recomendable su consumo en los dos primeros años tras la vendimia.

Precio aprox.: 5,95 euros.

Al Solito Posto terrazaUno de los viajes más divertidos a una bodega que ha realizado este cronista en su vida fue con el equipo al completo de Al Solito Posto, un grupo internacional donde abundan italianos, pero donde también hay españoles y de otras nacionalidades, gente divertida y alegre, que aprecia el buen comer y el buen beber. Tres amigos provenientes de Milán fundaron Al Solito Posto, frase hecha italiana que sería algo así: “como de costumbre”, “habitual”, en 2002, en la centrica calle Huelva, junto a la Plaza del Pan, afianzandose, no sin trabajo, como uno de los restaurantes italianos más punteros de Sevilla gracias a su cocina de genuina estirpe italiana. Abrieron un segundo local en la gaditana playa de Zahara de los Atunes, que aún sigue abierto. Posteriormente el local de la calle Huelva se trasladó a la Alameda de Hércules, ganando amplitud y apertura, con una amplia terraza y un salón desde donde se pueden seguir las evoluciones del maestro pizzero Lorenzo Galaso.
Pero en Al Solito Posto no sólo podemos disfrutar de magníficos platos italianos, sino que también se han adaptado a la cocina local, y de que manera, de hecho han ganado incluso certámenes de tapas con productos tan sevillanos como la naranaja amarga. Así, por ejemplo, probamos un espectacular atún en crudité con aceite ecológico templado con romero y soja, y unas costillitas de atún a las fresas, la sabrosa carne pegada al espinazo, con un sabor intenso y una textura más recia que la crudité, ambas, una muestra del amor y la punta de creatividad y de fusión entre la cocina italiana, la andaluza y, de vez en cuando, toques asiáticos, que le ponen tanto Miky como Nacho a su negocio. ??????????
Fruto de ese amor por la hostelería y el cuidado en la materia prima,, y el afán por ir experimentando nuevas propuestas, son platos que se ofrecen fuera de la carta habitual, como especialidades del chef, propuestas de temporada, con productos de la estación con los que inventan nuevas elaboraciones para sorprender a un público fiel, formado tanto por sevillanos como por extranjeros. Así por ejemplo, probamos unos espectaculares Spaguettis Thai, unos spaguettis a la chitarra (como unos finos fetuccini) con gambas, y una crema de leche de coco y curry, aromatizados con menta, frescos, aromáticos y muy sabrosos, además con una gran impresión de ligereza. Otra propuesta de temporada, unos raviolos caseros, toda la pasta fresca se hace en la casa, rellenos de higos y queso fresco con salsa de almendra y jamón, un plato arriesgado, con una busqueda del equilibrio dulce salado y un sabor contundente, como intenso son también los Ravioli Al Solito Posto, rellenos de carrillada, y más delicados y con tremendo éxito en la carta los rellenos de pera, con una salsa al vino blanco con parmesano.
Realmente la carta da para mucho más que está página, podríamos hablar de sus pizzas de masa fina y borde esponjoso, pero no puedo dejar de comentar algo grande en su sencillez, un Lardo di Colonnata (norte de la Toscana), cerca de Carrara, y precisamente en marmol bajo tierra, durante tres años, se cura el tocino de cerdo para elaborar las tiras de intenso sabor que se sirven sobre una focaccia (pan similar a la base de la pizza).
Para acompañar tan suculento y variado recital gastronómico optamos por un fresco y alegre Botter Prosecco, blanco espumoso procedente de la región del Veneto. Aunque la carta de vinos es amplia y cuidada, con vinos italianos y españoles, con especial atención a vinos andaluces y sevillanos, todo un detalle. ??????????
Pero en Al Solito Posto hay que guardar un hueco para el postre, para ese helado de tarta de limón, su Tiramisú de sabor franco a Mascarpone y bizcocho bañado en café, con unas gotitas de Amaretto, o una impresionante Panna Cota con frutos rojos, delicada y plena de sabor. Junto a los postres hay que probar alguno de los cócteles que preparan hasta la madrugada, como el original Jargerita, un margarita hecho con Jägermeister. Pues ahora se puede disfrutar de este local desde los desayunos hasta la noche.

Posteado por: vinosyviandas | septiembre 29, 2014

Vallobera Anahi 2013 (D. O. C. Rioja)

Vallobera Anahi

Rioja también puede ser un blanco goloso, con flores, con frutas, con una punta de dulzor que, bebido muy frío, nos puede refrescar las noches calurosas estivales. Eso es Vallobera Anahi, un blanco elaborado con las variedades Malvasía y Sauvignon Blanc, cada una por separado, completando en el caso de la Malvasía la fermentacion hasta no dejar azúcares residuales, y cortando la fermentación de la Sauvignon Blanc para conservar azúcares residuales y conseguir ese equilibrio entre dulzor y acidez que lo hace fácil de beber y muy agradable.
En cata presenta un color amarillo brillante, limpio, con reflejos verdosos. En nariz nos trae recuerdos de frutas como el melocotón y la piña, con un paso de boca muy frescoo a la vez que con un toque dulzón que lo hace muy amable e ideal para un aperitivo veraniego o, incluso, para acompañar algunas preparaciones de cocina japonesa.
Precio aprox.: 6,95 euros.

Posteado por: vinosyviandas | septiembre 29, 2014

Bar El Comercio (Centro) En el corazón comercial del centro de Sevilla.

??????????Fueron los tíos abuelos del padre del actual propietario del Bar El Comercio, los que que fundaron el negocio nada menos que en el año 1904. El local apenas ha cambiado su fisonomía desde que abrió, el viejo mostrador de madera oscura con los magníficos azulejos publicitarios con la Manzanilla de Sanlúcar Mil Pesetas, de las que aún hay botellas antiguas en las estanterías de madera que corren paralelas a la barra, en la pared de ladrillo visto del local. Al fondo un acogedor salón donde finas columnas de fundición soportan las vigas de madera del techo, sillones de madera y mesas con tapa de marmol que nos hacen evocar clásicos cafés que tanto echamos de menos en nuestra ciudad, aquí viejas fotos de flamencos, como la de Manolo Caracol, espejos de anís Machaquito, un anuncio en madera de La Lechera, un reloj de péndulo que da perfectamente la hora. Por las paredes, pequeñas pizarras como de antiguos colegios con una perfecta caligrafía que anuncian los desayunos y las tapas del local, el buen vermut casero que se sirve en vaso antiguo de Duralex, rico, con notas cítricas y un regusto final de canela. Hay buena caña de Cruzcampo, fría y bien tirada, y sangria.
La especialidad del Bar El Comercio son los desayunos y las meriendas, por ello quizás el verano es su época baja, de fama son sus calentitos y su chocolate, servidos mañana y tarde, y una buena nómina de tostadas. Esto y su ubicación, además de décadas de tradición, hacen que la principal clientela del negocio sean sevillanos, familias que acuden por generaciones, gente de los pueblos que vienen de compras, antes incluso se cerraban muchos tratos en su salón, pues el negocio era restaurante y hostal. La madre de Paco, el actual propietario, Doña Josefa, hizo famoso el menudo de la casa, que ahora sólo se sirve los sábados, junto con las espinacas y carnes a la brasa, así como un arroz del día.??????????
La carta diaria de tapas está formada fundamentalmente por montaditos, de los que probamos una rica pringá (2,20 euros), con protagonismo de la morcilla, en un pan tierno y sin excesivo aceite. Pero el montadito estrella es el Mantecadito (2,80 euros), un solomillo ibérico al whisky que se sirve con patatas fritas caseras, que van dentro del pan, tierno y jugoso, revitalizante con una buena cerveza. También hay ensaladilla, croquetas caseras y flamenquines, todo a 2,20 euros por tapa.
Para la espera la casa aporta una conchita de panchitos, o sea, cacahuetes pelados, tostados en aceite y con su punto de sal, se ven ya pocos así por las barras de Sevilla.
Desde el ajetreo de la calle Lineros, calle peatonal y comercial al lado del Salvador, la Plaza del Pan y Puente y Pellón, el Bar Comercial es una isla para reponer fuerzas, para el desayuno antes de visitar tiendas, para la merienda, para el aperitivo de mediodía, viendo, a través de la ventana de la barra, el ir y venir de turistas, de sevillanos que suben y bajan por la calle, vida de centro, en un nagocio que nos habla de nuestros bares de toda la vida, con camareros de blancas camisas que nos atienden con la profesionalidad austera y circunspecta que ha caracterizado a nuestras mejores barras.
??????????Acodado en la barra, uno puede entretenerse mirando los mil detalles que atesora este bar centenario, el trajín del puesto interior de churros, los perniles de jabugo que cuelgan del entablamento, las botellas que nos hablan de otros tiempos, de licores éxoticos, rones forrados de esparto, aguardientes de carajillos y sol y sombra, y el inconfundinble aroma a café que sale de la púlida y siempre a punto máquina del expresso.
Debemos cuidar sitios como el Bar El Comercio, que este año celebra sus 110 diez años de vida en la misma familia, desde el respeto al local legado por sus ancestros, conservando, con las actualizaciones indispensables, el espíritu de un bar clásico, para disfrute de sevillanos y de los visitantes de nuestra ciudad que aciertan a pasar por su puesrta y entrar a disfrutar de sus variados desayunos, ricas meriendas o de los montaditos del mediodía.

??????????Bacarisas, 1 abrió el pasado Sábado Santo, así que todavía podemos considerar, como los coches de antes, que está en fase de rodaje, y uno de esos síntomas nos lo comentaba Paco Ybarra, uno de los socios del invento, al comentar que las sugerencias fuera de carta que vemos en sus pizarras sirven para ir testando algunas propuestas de cocina e ir viendo como funcionan entre el público, una parroquia, por cierto, nada fácil de contentar, una zona de propuestas tradicionales, de buen nivel y poco amiga de moderneces, recordamos la única apuesta por una cocina “diferente” en la zona, que era la Taberna Macuro, y sus tapas de fusión hispano – venezolanas.
El local donde se ubica Bacarisas, 1 es el que durante muchos años acogió al restaurante Pleamar, ahora, sin grandes obras pero con unos acertados toques de decoración, el espacio ha ganado en sensación de amplitud, es más acogedor, buscando casi el ambiente de un salón de una casa de nivel medio y buen gusto. Dominan las maderas claras y de tonos verdes, hay flores secas y la lavanda salpica de violetas algunos rincones, como los limpísimos y completos baños, dato no menor en un negocio de hostelería y, a veces, tan descuidados en los bares sevillanos. Este tiene buena barra, con ventanal a una amplía y cómoda terraza en zona peatonal. El salón tiene algunas mesas altas pero, afortunadamente, son más las normales, para degustar tapas y platos tranquilamente. Cuenta también con un segundo saloncito que puede servir de reservado. Por las paredes cuelgan cuadros de arte contemporaneo. ??????????
Paco Ybarra es profesor de la Escuela de Hostelería Gambrinus, el nos comenta la filosofía de la casa, que consiste en recuperar cocina tradicional andaluza, de cierto nivel y alguna influencia de la cocina tradicional hostelera francesa. A partir de Octubre se harán sesiones de menús gastronómicos. De la escuela Gambrinus procede parte del personal de Bacarisas, 1.
En la carta desde luego hay propuestas muy tradicionales, como el jamón ibérico de bellota, 100 grs a 18,00 euros, o el filete de anchoas 00 a 2,00 euros la unidad. Hacen una ensaladilla rusa (2,00/8,00 euros) de corte clásico, bien machcadita, gracias a Dios, pero con el handicap de la mayoría de las ensaladillas que se ven por ahí, la mayonesa, a nosotros, además, las ensaladillas nos siguen gustando frías.
El listón se eleva de manera extratosférica con los Buñuelos cremosos de bacalao (3,00/9,00 euros), que llevan miel y alioli, son pequeñas bolitas etéreas, cremosas, con una crema de suave sabor a bacalaoque se funde en la boca, serían perfectas con un poquito más de potencia gustativa. Llamativa la presentación de los huevos rotos (8,50 euros), dos huevos fritos sobre patatas fritas caseras y lascas de foie por encima, todo revuelto son un bocado de gula, nos acordamos de un puntito de trufa rallada, que hubiera sido ya una pasada, nos conformamos con algo de pimienta negra.
??????????Muy serio el plato de Corvina a la plancha con fideuá negra y alioli (13,00 euros), cuidada presentación, como en todos los platos probados, bueno menos esa bolita de ensaladilla tipo cucurucho de helado que nonos gusta nada, volvamos a la fideuá negra, que llevaba unos chipironcitos, muy gustosa, potenciando el sabor de la corvina, cuya carne estaba en su punto. Terminamos el recorrido por la variada carta con una Carrillada ibérica estofada con calabaza (2,80/8,00 euros), muy clásica, bien ejecutada, sobre una suave y muy rica crema de calabaza.
La carta de vinos está suficientemente montada, probamos un fresco rosado de Cigales, Carredueñas, correcto. Mucho mejor el Chardonnay de Viñas del Vero, muy bien con la corvina. Pero realmente el maridaje perfecto no los proporcionó un Ramón Bilbao Crinza con la carrillada, potenciado su sabor con las frutas rojas golosas y las especias y notas ahumadas de la crianza deeste tinto de Rioja.
Regañá Don pelayo y unos bollitos con aceite y ajo, ponen un buen punto a las tapas de un bar que merece la pena conocer y seguir.

??????????Fran Díaz es arquitecto, en el mismo edificio donde tiene su estudio, un lugar que ya dice mucho de su buen gusto estructurando espacios, en una casa con patio donde se conjuga tipismo sevillano y líneas modernas, situada en un adarve del entorno de la Alfalfa, la pequeña calle Gandesa, donde también tienen su residencia en una bella casa los diseñadores sevillanos Victorio y Lucchino. Junto al estudio, Fran Díaz ha montado una pequeña tienda de vinos en dos plantas, acogedora y bien ambientada, donde caben más botellas de las que podría parecer en un principio. Fran es un amante de los vinos franceses y a ellos está dedicada la tienda en exclusiva, comenzó trayendose vinos del país vecino por mera afición hasta que en 2007 decidió montar este pequeño rincón perdido donde hay etiquetas de las principales zonas vinícolas francesas.
Una cuidada selección de marcas donde podemos adquirir botellas de muy buen nivel a unos precios no tan elevados como las primeras marcas consagradas de las bodegas tradicionales de Burdeos o Borgoñas. Precisamente de estas dos importantes regiones tenemos una magnífica representación de tintos, blancos Ayer se presentó el invento en o de los golosos Sauternes. Entre las 100.000 bodegas que hay en Francia, buscan a pequeños productores, honestos, artesanos y autenticos, que elaboran vinos francos, de calidad y personalidad. Los calidos tintos de Chateauneuf du Pape, los frescos Riesling de Alsacia, Champagne, Cote du Rhone, Chablis, el Loire, en fin, un completo panorama para trasladarnos a la cuna de los grandes vinos del mundo.

Older Posts »

Categorías

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.